Rutina coreana

¿Dañaste tu piel durante el verano? Te decimos cómo recuperarla.

El verano es la época del año en la que más disfrutamos de actividades al aire libre, y muchas veces eso significa exponernos a los rayos del sol, el agua salada del mar o cloro de las piscinas. Si no cuidamos adecuadamente nuestra piel durante esta temporada, podemos terminar con daños en la piel que pueden ser difíciles de recuperar.

El comienzo de un nuevo año siempre trae consigo desafíos y oportunidades, y en SKINE queremos que comiences el año con una piel radiante y saludable. Esto no solo te hará sentir bien contigo mismo, sino que también te permitirá enfrentar el día a día con una actitud positiva y segura.

Una piel radiante para otoño.

Para conseguir una piel radiante, es fundamental seguir una rutina de cuidado de la piel adecuada, que incluya limpiar, hidratar y proteger la piel, exfoliarla suavemente y seguir una alimentación saludable. Además, también puedes optar por tratamientos faciales o corporales en un centro de estética.

Comienza el año cuidando tu piel y verás como te sentirás más confiado y preparado para enfrentar todos los desafíos que se presenten.

En SKINE nos importa tu piel, por ello te pedimos que sigas las siguientes recomendaciones:

1. Hidratación.

Después del verano, es importante mantener la piel hidratada, ya que la piel puede perder su humedad natural debido a la exposición al sol y otros factores ambientales.

Para recuperar la hidratación, bebe mucha agua y utiliza cremas hidratantes en la piel, busca cremas que contengan ingredientes como el ácido hialurónico y la glicerina, que ayudan a mantener la piel hidratada. Hidrata tu piel con cremas emulsionadas, te dejamos aquí algunas opciones:

¡Las mascarillas también son una excelente opción!

2. Exfoliación.

La exfoliación ayuda a eliminar las células muertas de la piel, lo que ayuda a que la piel luzca más fresca y suave. Si tu piel ha sido expuesta al sol y otros factores ambientales, es posible que tenga una acumulación de células muertas.

Puedes exfoliar tu piel utilizando un exfoliante suave, o utilizando un cepillo de cerdas suaves para el cuerpo. Pero ten la precaución de que no estés exfoliando tu piel recientemente expuesta al sol. Luego de exfoliar, tampoco expongas tu piel al sol de inmediato sin la adecuada protección solar.

3. Tratamientos faciales y Mascarillas.

¡Infalibles! Un instrumento clave que te servirá para recuperar la turgencia, luminosidad e hidratación de la piel son las mascarillas faciales. Estas mascarillas pueden ayudar a hidratar la piel y aportar nutrientes esenciales, mejorando su apariencia y salud en general.

De la misma forma, los tratamientos faciales como la microdermabrasión y los peelings químicos pueden ayudar a eliminar las células muertas de la piel que acumulamos a lo largo de estos 2 meses de calor y diversión. Sin embargo, no olvides que no debes tener quemaduras a la hora de hacer cualquier tipo de tratamiento.

4. Protección solar.

Es importante proteger tu piel del sol durante todo el año, pero especialmente después del verano, cuando la piel puede estar más sensible. Utiliza protector solar con un factor de protección alto, y evita exponer la piel directamente al sol durante las horas peak de calor, entre las 10 a.m. y las 4 p.m.

5. Alimentación saludable.

Una alimentación saludable es importante para la salud general de la piel. Consumir alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes, como frutas y verduras, puede ayudar a mejorar la apariencia y la salud de la piel. Recuerda también consumir el agua suficiente para tu peso y altura.

Prevención.

En verano parece ser inevitable, pero cuidarse del sol es esencial para mantener una piel sana y prevenir el desarrollo de enfermedades relacionadas con la exposición solar. Cuando nos exponemos al sol sin protección adecuada, estamos expuestos a los rayos UV, que pueden causar daño en la piel, como quemaduras, manchas, arrugas y, en casos más graves, cáncer de piel.

  • ¡Lo mejor siempre es prevenir!

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más peligroso y puede ser mortal si no se detecta y trata a tiempo. Uno de los principales factores de riesgo para el melanoma es la exposición al sol sin protección adecuada. Por eso, es fundamental protegerse del sol utilizando ropa protectora, sombreros y gafas de sol, así como aplicando una crema con factor de protección solar adecuado para tu tipo de piel. Además, también es importante evitar la exposición al sol en las horas de mayor intensidad, entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.

Evitar la exposición al sol en las horas de mayor intensidad, entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde“.

Si tienes un mayor riesgo de desarrollar melanoma debido a antecedentes familiares o a la presencia de lunares atípicos, es fundamental que visites a tu dermatólogo regularmente.

Esperamos que con todos estos consejos comiences marzo con una piel radiante, luminosa e hidratada, para que conquistes con confianza todos tus desafíos y metas para este 2023.

El verano es genial siempre cuando nos cuidamos <3

No olvides que siempre puedes contar con SKINE para cualquier asesoría.

¡Te enviamos un abrazo!

Volver al blog

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *